Los separadores de hidrocarburos se utilizan para tratar aguas con hidrocarburos, grasas y aceites, ya sean de origen mineral o sintético. Con los separadores de hidrocarburos se evita que se viertan estas sustancias que contaminan el agua y causan graves daños al medioambiente.

Los separadores de hidrocarburos pueden tratar las aguas residuales en lugares específicos como los autolavados, los talleres o cualquier empresa en donde se laven elementos en donde existan grandes cantidades de aceites. También, los separadores de hidrocarburos pueden ser instalados en lugares en el que el agua de lluvia arrastra aceites, como en zonas de fábricas, aparcamientos o carreteras.

El trabajo de los separadores de hidrocarburos se inicia cuando, mediante decantación, se depositan en el fondo las arenas y los lodos del agua residual. Al mismo tiempo, una parte de los aceites, con las partículas más grandes, se separa permaneciendo en la superficie.

A continuación, el agua pasa por el filtro coalescente donde se adhieren las pequeñas partículas de hidrocarburos, aumentando de tamaño y facilitando así su posterior separación del agua, quedando en la parte superior del separador por la diferencia de densidad.

Finalmente, el equipo se completa con un sistema de obturación automática, para evitar el vertido de hidrocarburos al exterior en caso de que se sobrepase la capacidad de almacenamiento.

¿Cómo seleccionar los separadores de hidrocarburos?

Para las empresas que generan aguas residuales a partir del uso de productos derivados del petróleo, los separadores de hidrocarburos son un medio eficaz y económico para tratar las aguas para su descarga al sistema de alcantarillado

En la actualidad, existen distintos tipos y modelos de separadores de hidrocarburos, para satisfacer las necesidades de distintas industrias.

Ante esto, si busca separadores de hidrocarburos debe asegurarse de elegir el modelo adecuado. Los primero que debe tener en cuenta será el tamaño.

El tamaño se determinará por el volumen de agua máximo que puede ser tratado por los separadores de hidrocarburos. En este aspecto se toman en cuenta dos elementos, la pluviosidad y el escurrimiento del agua para determinar así el caudal de entrada del equipo. Por esto, lo primero que tendrá que tener en cuenta son sus necesidades y la cantidad de agua máxima y en promedio que se tratará en la zona.

El segundo diferenciador al hablar de separadores de hidrocarburos es conocer las características del agua residual que se tratará. Puede ser que se traten de aceites mezclados o combustibles líquidos de coches. Al conocer eso podrá elegir el mejor modelo para la tarea.

De igual forma se debe seleccionar a un proveedor confiable para asegurar que el equipo no solo sea el adecuado, sino que sea de calidad y pueda cumplir muchos años de vida útil.